Isabel López Vilalta: “Me encantaría hacer un hotel loquísimo”

En el marco de la pasada edición de Interihotel, la feria dedicada al interiorismo y la decoración de hoteles, que se celebró en Barcelona, Isabel López Vilalta, –una de las interioristas más destacadas del sector, con 30 años de experiencia e innumerables premios en su trayectoria profesional–, ofreció una charla sobre “Evolución de los proyectos hoteleros”. Su conferencia estuvo presidida por diversos proyectos hoteleros desarrollados en Ibiza, Mallorca y Marbella. Una mesa debate posterior permitió reunir a Fidel Santiago Barrientos, Director General del Grupo Porcelanosa en Catalunya y a Marcel Benedito, reputado periodista y director de la revista Proyecto Contract quienes, junto a López Vilalta, reflexionaron sobre conceptos como materiales, la innovación o la situación actual del sector.

Isabel López Vilalta: “Me encantaría hacer un hotel loquísimo, donde todo sea pura moda y puro espectáculo"
Isabel López Vilalta, Interihotel, Barcelona, 2017

 

Resolver el espacio e innovar en el sector

Isabel López Vilalta explicó que, gran parte de su apuesta como profesional es resolver el espacio e innovar, buscando los materiales que más se adapten a las necesidades y características del proyecto. Además dijo que, cuando le llega un proyecto, le gusta transformarse. “Intento meterme en cada uno de los papeles y pienso en cómo me gustaría vivir a mi aquí, ser la chica joven o la señora mayor… La luz, la absorción acústica, el calor…. ver de qué manera el cliente pueda ser más feliz viviendo allí”. Además explicó que le divierte experimentar, por lo que los materiales  son un gran aliado en su trabajo. “Todos los materiales son correctos siempre y cuando se utilicen bien. Madera, plástico, metal, cerámica… procuro adaptarme a cada situación. Me gusta la variedad, también en los materiales”, dijo. También ha expresado que las nuevas tecnologías han permitido que materiales como cerámicos o piedras naturales, estén pasando momentos muy buenos, explorando muchas más virtudes que antes no tenían. Al respecto, Fidel Santiago de Porcelanosa explicó que ahora “se pueden ofrecer grandes formatos a nivel de porcelánicos” y que la innovación se refleja en la posibilidad de introducir nuevas aplicaciones de materiales ya existentes y en nuevos materiales o modificaciones tecnológicas, a nivel ecológico y abiertos a la creatividad.

 

Atención a los detalles

La distribución de las habitaciones, protegerse del sol, de los vecinos o el hecho de que la madera sea más acertada para entornos fríos mientras que los cerámicos para sitios de calor ya que aportan frío a los pies, han sido algunos detalles que López Vilalta planteó en la exposición a través de los últimos proyectos que han llegado a su estudio. Otro aspecto que compartió ha sido la introducción de escaleras de madera a modo de perchero en las habitaciones de hoteles de verano, las cuales han permitido resolver un aspecto importante: dónde dejar las toallas húmedas de la playa  que los huéspedes suelen colgar de las barandillas de las terrazas de las habitaciones. Las plantas también son grandes protagonistas de los espacios hoteleros que mostró la interiorista. Al respecto, Marcel Benedito explicó: “Está demostrado que la humedad y el oxígeno que aportan las plantas ayuda a crear un ambiente beneficioso y agradable para las personas y el cual contribuye a la salud”. En este sentido, López Vilalta confirmo que, “en la zona húmeda contribuye a que la planta viva mejor. Recibe luz y baja la temperatura”.

 

Un hotel loquísimo, pura moda y espectáculo

En relación a la pregunta sobre qué tipo de hotel le gustaría hacer, la interiorista dijo: “Me encantaría hacer un hotel loquísimo, donde todo sea pura moda y puro espectáculo, que en cinco se amortice y se cambia entero”. Y añadió: “Propondría hacer locuras que no he hecho nunca”.

Con respecto al pulso de las remodelaciones hoteleras, explicó que ahora está trabajando con hoteles que hace 25 o 30 años que no se renuevan… “hay mucho hotel por remodelar”, confirmó. Esto se debe, además, a que en el caso de los hoteles, los costes de inversión son muy altos y el retorno es mucho más lento que en una tienda o un restaurante… “En teoría cada 7 o 10 años los hoteles pasan de moda… los hoteles de rabiosa actualidad hay que ir cambiándole la estética para actualizarlos”, dice.

La interiorista como huésped

En cuanto a la interiorista como huésped, confiesa que, ni bien llega a un hotel le cuesta centrarse en una sola cosa porque tiene una visión global. “Lo que más me preocupa es lo que transmite de golpe. Esa primera mirada. En esa mirada de cúpula entera ves lo que te está comunicando, si es auténtico o es impostado, confiesa y, seguidamente considera: “Todos los estilos me gustan si están bien utilizados; si son honestos, certeros, auténticos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *