¿Cómo convertir un mueble anticuado en uno moderno?

Lo que era un mueble anticuado, se ha convertido en un mueble moderno y alegre… gracias a unas manos de pintura, mucha paciencia, un buen criterio y una gran ayuda por parte de familia y amigos.

Me he mudado y estoy muy contenta porque, todo cambio, es el inicio de una nueva etapa, cosas por hacer y nuevos momentos para compartir. En esta primera semana, he decidido ponerme manos a la obra con algunos muebles que nos están permitiendo darle forma a la casa . El primero es esta cómoda a la cual le he cambiado su antiguo color granate por un “Verde Primavera” satinado de la casa Unilak. El resultado, impresionante. Aquello que era un mueble anticuado y pasado de moda, se ha convertido en uno moderno, alegre y que da mucho juego.

¿Cómo convertir un mueble anticuado en un mueble moderno?
Antes, una cómoda anticuada
¿Cómo convertir un mueble anticuado en un mueble moderno?
Después, una cómoda moderna y alegre

¿Cómo convertir un mueble aburrido en un mueble alegre?

Para llevar a cabo esta idea, me inspiré en un book que hice en Houzz compuesto por distintos muebles de diferentes colores, me encantaron los resultados así que pensé que podía hacer lo mismo con la cómoda. Estos fueron los pasos que seguí:

1) Una amiga me acompañó a la pinturería y compramos: líquido de imprimación y laca verde. Mi suegra me llevó a otra tienda y allí compré rodillos y pinceles.

2)  La primera etapa fue poner la cómoda en un lugar “cómodo” (jaja), yo lo puse en mi terraza, protegí el suelo y preparé todo lo que necesitaba. Le saqué los cajones, les destornillé los tiradores para poder trabajar de manera uniforme y sin estorbos.

3) Lijé todas las partes de la cómoda donde iba a pintar, es decir, el frente y laterales y el frente de los cajones. Limpié con un paño húmero.

4) Apliqué el líquido de imprimación con un rodillo y con un pincel en los bordes y espacios más difíciles. La imprimación es muy recomendable para que el color de la pintura se agarre bien y va muy bien si el mueble estaba barnizado como el mío. Estos pasos de imprimación no son necesarios cuando la pintura es Chalk Paint.

5) Después de dejar reposar unas horas, comencé a pintar el mueble con un rodillo y un pincel nuevo. Le di un total de 4 manos de pintura, entre medio de cada una, esperando que pasara un tiempo para que se secaran.

6) Al día siguiente, atornillé los tiradores y armé el mueble con el sobre de mármol.

7) Al montar el mueble me encontré que los cajones no cerraban bien. Entonces, hablé con mi hermano Fermín que es ebanista (De Tal Palo) y me pasó algunos trucos. Él me comentó que esto podía ser por un exceso de pintura en los bordes. Después de asegurarme que los cajones estuvieran puestos en el lugar que correspondía, me dijo que lijara “apenas y suavemente” los bordes en los que no encajaba bien y como segundo método, le pasara jabón blanco (jabón en pan) ya que esto funciona como cera natural y permite que los cajones se abran y cierren perfectamente. Además me sugirió que siempre es conveniente esperar unos días para montarlo, así me aseguro de que el mueble está totalmente seco.

8)  El resultado, a la vista. Lo que era un mueble antiguo y triste se ha convertido en un mueble moderno, lleno de luz y alegría… ¡muy verde y muy cómodo!

Dale color a tu casa con un mueble protagonista

Para mí lo más importante ha sido disfrutar del proceso, destinar varias tardes o mañanas a esta “restauración casera” así como disfrutar y elegir un color que me haga sentir bien. Esta cómoda se ha convertido en un mueble moderno, alegre y que irradia luz, quiere destacar en el dormitorio y me pide a gritos ser la protagonista, de momento, lo ha conseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *